31 de diciembre de 2010

El picantito del arroz con dulce

En navidades acostumbro a preparar arroz con dulce (arroz con coco le llaman algunas personas).  De todos los ingredientes que lleva esta receta, sólo dos puedo conseguir en mi patio.  El coco y el jenjibre.  Este último es el que le da ese toque picantito a este postre típico de las navidades.  Además, si se hierven unos cuantos pedacitos machacados junto con unos cuantos clavos de olor y palitos de canela, la casa huele rico.
 
planta de jenjibre



jenjibre




arroz con dulce


24 de diciembre de 2010

Feliz Navidad!

Les deseo a todos ustedes, sus familares y amigos. 
Que esta sea una Navidad alegre y tranquila
y que el Nuevo Año nos traiga mucha Paz y Comprensión.



4 de diciembre de 2010

Valió la pena la espera




Al fin la mata de guineos manzanos parió su racimo.  Eso, a pesar de los caculos que se comían las hojas, del exceso de lluvia, de la no lluvia, de la tormenta platanera, de los caracoles y de que el tronco estaba negro y flaco.   


La sembramos en febrero del 2009. Un ex compañero de trabajo me la regaló antes de acogerse al retiro y es ahora en diciembre del 2010 que nos estamos saboreando estos deliciosos guineos.







Un día que pasó a visitarnos al trabajo me preguntó "y los guineos?" Le conté que la mata aún no había parido y que el tronco estaba flaco. Me sugirió "échale malathion, que eso es un gusano que le dá en las raíces!"  Le dije que no, que no había forma que yo usara eso, que mejor se moría la mata.  Entonces me dijo que le echara el agua del lavado de ropa.




 




Eso hicimos y la mata se pusó bonita, pero no paría. Robert me decía, "ten paciencia, esas matas siempre paren." Un buen día echó una hoja diferente a las demás, y de esa, salió la flor o la pámpana como le dicen por aca.




Luego fueron saliendo los racimitos de guineos flaquitos, mientras el tallo se alargaba y a la pámpana se le iban cayendo los pétalos.

Cuanto pasó para que engordaran y maduraran los guineos?  No estoy muy segura, dos meses o tres.  Mi suegro nos sugirió que le cortaramos la pámpana para que engordarán más rápido.  Al final, valió la pena la espera y el esfuerzo ...  están riquísimos. 


La palabra guineo la heredamos del Africa y el nombre científico para el genero es Musa.

1 de diciembre de 2010

Desgranando la Navidad

Aunque los gandules (cajanus cajan) se comen todo el año, es en la llegada del otoño cuando la mayoría de las matas comienzan a florecer. 



Este año sólo tengo un palito de gandules que nació por si mismo de unas cuantas semillas que cayeron al suelo. 




Desgranar las vainas es una actividad relajante. Uno se sienta sin prisa a conversar y desgranar.  Si te cansas lo dejas y al rato sigues y las vainas las echas a la composta. 





Aqui está la primera cosecha de esta temporada navideña... suficiente para un arrocito con gandules acompañado de pasteles y lechón.

16 de noviembre de 2010

Sombrillitas en la grama

En el patio de la casa de mi mamá había una mesa de madera pequeña que permanecía a agua, sol y sereno todos los días.  Esto hizo que se pudriera y cuando llovía varios días corridos le salían unos hongos pequeñitos.  A mi me gustaba jugar con ellos, porque parecían sombrillitas.

La otra mañana, caminando por mi patio, me encontré con una invasión de hongos que han crecido encima de las raíces del árbol que hubo en el patio.  Las raíces se están pudriendo y con la lluvia de los días pasados, se ha creado el ambiente perfecto para que los hongos crezcan.



Los hongos tienen un rol bien importante dentro de la naturaleza. Ayudan a descomponer la materia muerta y a transformarla en materia orgánica.

7 de noviembre de 2010

Quiero más y pronto!

Estoy tan contenta con lo lindas que crecen las plantas cuando al terreno se le añade composta, que ya no me basta con el envase de 10 galones dónde la preparo. 

Ahora tengo uno más grande.  Conseguimos un envase de 55 galones que teníamos con tereques, lo llenamos de agujeros y listo. 

Dentro de unos cuantos meses, voy a tener más composta para abonar los árboles frutales tambien.  Sólo falta esperar con paciencia.

31 de octubre de 2010

Buscando guayabas ando yo

Psidium guajava
Cuando niña, mis primos y yo trepabamos el monte que había frente a casa de Titi Iris en La Aldea en Bayamón en busca de guayabas.  Un día nos encontramos con un toro enorme y negro de frente.  Echamos a correr monte abajo y no me acuerdo de nada más.  El monte ya no existe, porque el cemento le ganó la batalla... pero mi gusto por una guayabita madura y rosadita sigue intacto.  

Me gusta dejar que se maduren en el árbol, pero no puedo darme ese lujo.  Si no las cosecho cuando se ponen color verde limón, los pajaritos se las comen.  No los culpo, porque son sabrosas.  Este palito de guayabas que tengo en mi patio, lo conseguimos en la Estación Experimental de la Universidad de PR y tardó unos dos años en parir.  Da pocas guayabas, pero grandes! 

Así que trato de darle una miradita al palo a menudo para recoger las que están casi amarillas y las dejo madurar en mi cocina.  De vez en cuando se me escapa alguna  a la vista y los pajaritos, y no se que otro animal, hacen fiesta.  Entonces se las dejo...ellos tambien tienen que comer.



25 de octubre de 2010

Cada cual a lo suyo





Esta vida de gatas y conejas es una maravilla. 





  

No hacen mas que comer, dormir, pasear por el patio, hacer cuevas, intertar atrapar lagartijos o pajaritos, velarse unas a otras, treparse a los árboles, aruñar los troncos y en el caso de la coneja morderlos.  


      
No sólo tenemos una verja de alambre en el huerto jardinera, sino que tambien hemos tenido que cercar los troncos de los arboles para evitar que los muerda.

7 de octubre de 2010

Porque a los 96, que se puede perder?

Frente a mi casa, en un pedacito de espacio verde común, hay un flamboyán rojo.  El árbol sufrió mucho durante el huracán Georges y además tiene comején.  Aún así, tiene una copa bien frondosa y cada verano nos regala un espectáculo, ya que se llena totalmente de flores.  Sin embargo, entre el comején, y las hojas y flores que caen, hay varios vecinos que quieren que el mismo sea cortado.  

No les voy a contar de los dimes y diretes a favor y en contra, porque no vale la pena.  Lo que si vale la pena es contarles sobre el esfuerzo de mi vecino de 96 años por salvar el árbol que ha estado en esa calle desde siempre y que como el dice "ha cobijado fiestas de vecindario y dado sombra a los niños que juegan en esa esquina de la calle".

Don Vari se fue a conversar con casi todos los vecinos para informarles que el iba a hacer todo lo que estuviera en sus manos para eliminar el comején y evitar que cortaran el árbol.  Quien le dice que no a una persona de 96 años y que además es un excelente vecino. 

Reclutó un comité de ornato, como le llamó una de las vecinas, y limpiaron el área de piedras y basura.  Retiraron las bromelias que tenía en la base del tronco, y una cheflera enorme que había crecido dónde el tronco se divide en ramas, porque según el, por ahí se aloja el comején.  Dirigió el corte de las ramas que el entendía debían ser cortadas, ya fuera porque estaban secas, maltrechas, muy bajitas o muy largas y así logró darle una forma muy bonita a la copa del árbol. 

Estuvo semanas desbaratando con una vara bien larga las dos bolas de comején y los túneles que hace este insecto.  Dedicó muchas mañanas a sacar la yerba mala y sembrar grama de la buena, y hasta cercó el área para que nadie pisara la grama que estaba creciendo.

Ha pasado un año y no sabemos si alguno de los vecinos haya solicitado al gobierno los permisos para cortar el flamboyán, al menos no hemos sido entrevistados al respecto.  Don Vari sigue desbaratando los túneles del comején porque no ha podido acabar con el mismo, mantiene en buen estado la grama que sembró, se sube a una camioneta a podar las ramas muy bajitas y en las tardes de mucho calor se sienta a leer bajo la sombra y al fresco del árbol que decidió salvar.  Yo lo miro de lejos y le doy gracias a Dios por permitirle esa alegría.

5 de octubre de 2010

LLueve y no para de llover

Me gusta la lluvia!  Especialmente cuando me puedo sentar a verla caer con mucha tranquilidad y sin prisa.  Es cierto que a veces quisiera que no lloviera tanto y que saliera el sol, pero ni modo, yo no puedo controlar a la  Madre Naturaleza.


llueve y no escampa from enid on Vimeo.

29 de septiembre de 2010

Tu me prometiste un té de tilo ...

Otra de las matitas que he comprado en el Mercado Urbano de Condado es una de tilo.  Como no encontraba una foto que se pareciera a la misma bajo ese nombre, me puse a buscar en la internet. 

Encontré que se conoce como curía, entre otros nombres comunes, y que su nombre científico es justicia pectoralis.  Tambien le dicen tilo, porque para la Segunda Guerra Mundial se detuvo el comercio marítimo y por ende, la importación de las verdaderas hojas del árbol de tilo desde Europa.  Fue entonces, que se comenzó a usar la curía en teses como  sustituto al tilo verdadero. 






Las ramitas echan raíces al tocar la tierra y sus flores son pequeñitas y color lila.  La que tengo ha crecido  unos 2 pies de alto y el otro día decidí podarla, porque se riega como la verdolaga.






22 de septiembre de 2010

Pepinillos mini

Este año sembré pepinillos tarde en la primavera y desde el mes de mayo no ha cesado de llover.  Tanto así que este año se rompió el record de lluvia para el mes de junio.  Muchas flores que se cayeron y muchos pepinillitos que no progresaron.  Al final sólo 3 pepinillos de unas 4 pulgadas cada uno, pero muy sabrosos.

17 de septiembre de 2010

Una libélula en mi patio

Siempre he visto pequeños caballitos de san pedro (como tambien le llaman a las libélulas) entrar a mi casa y pegarse a las ventanas tratando de salir.  Entonces, me pongo a tratar de atraparlos para llevarlos a la terraza y si no lo logro, quito los screenes (tela metálica) para que puedan salir.  Sin embargo, el otro día en el patio vi una libélula enorme.  Sólo había visto otras así en una quebrada en el pueblo de Loíza justo unos días antes.  Estuvo mucho rato revoloteando por ahi, por lo que me dió tiempo de acercarme bastante y tomarle una foto.

9 de septiembre de 2010

Sembrar para otros


No me gustan los quimbombos.  Los sembré porque sí y para regalarlos, en especial a mi mamá que le gustan mucho y a Robert. 



Hice un semillero en luna nueva y ya en una semana, para el cuarto creciente, los transplanté.   Crecen rápido, la planta y los frutos y además tienen una flor muy bonita. 


Me aconsejaron que los coseche tan pronto miden unas 5 pulgadas, porque si se dejan muchos días en la mata se ponen muy duros y por más que se hiervan, no ablandan. 

Cada dos o tres días cosecho unos 6 ó 7 quimbombos y de ahí directo a la estufa para que los coman fresquecitos.  No me gustan, pero me encantan ... son bien fáciles de sembrar y cosechar.



Nota:  Tanto mi mamá como Robert y otras personas me aclararon que hay que recoger los quimbombós cuando miden unas 2 ó 3 pulgadas.  Más largos se vuelven muy fibrosos y no ablandan.

1 de septiembre de 2010

gusano equlibrista

Tengo una mata que echa unas flores blancas muy lindas.  Mi madre me dice que le llaman pucha de novia, porque la usaban mucho las novias como ramo.



El asunto es que hay un gusano que se las come hasta acabar con todas las flores y todas las hojas.  Mi vecina, la que le echó spray a las abejas, me dice que las liquide.  Yo le digo que no, que alguna mariposa tiene que salir de tan hermoso gusano.


Luego se van no se adonde, porque aún lo he averiguado.   En ruta a ese otro lugar se ven por todo el patio, por la verja, los bloques, la terraza y a uno de ellos le dió guille de equlibrista.



gusano equilibrista from enid on Vimeo.


Aunque me dio pena verlo pasar tanto trabajo, pudo más el deseo de grabarlo.  Luego lo puse en la verja para que siguiera su camino.

24 de agosto de 2010

La forma en que yo preparo composta

Se que la mejor forma es conseguir un envase que tenga agujeros para que circule el aire, que se vaya llenando con capas de desechos crudos de la cocina y material vegetal del patio, que se mueva todas las semanas y que se mantenga húmedo. 

Pero lo cierto es que el tiempo que tengo disponible para la composta sólo me dá para tirar en un tiesto de 10 galones bien accesible en mi huerto lo de la cocina y las plantas que se van podando y secando en el huerto. 


Cuando se llena el tiesto lo pongo en otra esquinita del huerto a curarse sólo con ayuda de las lombrices. De vez en cuando muevo la mezcla y le echo agua.  Mientras tanto comienzo el mismo proceso con otro tiesto.  Varios meses después cuando ya casi no tiene lombrices porque ya no hay material para descomponer y cuando huele, se ve y se siente como tierra en el campo... la composta está lista. 


Por el momento lo hago de esta manera, pero un día de estos hago tiempo para hacer algo más eficiente en terminos de rapidez, como esta idea que me sugirió Kiwi.

http://www.wikihow.com/Build-a-Tumbling-Composter

17 de agosto de 2010

La visita de las abejas


Hace unas cuantas semanas, nos percatamos de que había una colmena de abejas pegada al casco del motor de la lancha.  Estaban resguardadas debajo del cover que tenía la lancha.



Hubo de todo, desde "no las toques que pueden picar", "no dejes que los nenes se acerquen", "que si son buenas para las cosechas",  mi suegro queria que sacaramos la miel, y la vecina terminó echandole un spray para que se fueran. 


Resultado, se alborotaron, andaban por todos lados y parecían moscas en un basurero.  Se pegaron las mil y una abejas al Café de la India que estaba súper florecido en ese día y al atardecer ya se había normalizado el asunto. 

  


Hasta la mañana siguiente.  Pasando la maquina de cortar grama vimos que habían comenzado otro panal en una rama del árbol de aguacate.

 
Decidimos dejarlas quietas, y averiguar a quien podríamos llamar para que se las llevara, ya que tomamos la decisión de no liquidarlas.  En la espera de las averiguaciones pasaron 5 dias.  Entre mis amigos y familia, se formó un comité pro defensa de que dejara tranquilo el panal, que ellas solas se iban a ir. Y así fue: una mañana estaban y en la tarde ya no. 

Las abejas son bien importantes en la producción de alimentos.  Hay lugares donde ya casi no hay abejas y hay que recurrir a la importación de las mismas para ayudar en la polinización de los frutos. 

Si tan sólo hubieran hecho el panal en la casa de al lado donde no vive nadie ...

11 de agosto de 2010

Algo perdimos ... algo ganamos

Hace como unos 10 años sembramos un palito de limón en nuestro patio entre una palma y un árbol de sombra.  El asunto es que ni crecía ni daba limones y terminamos cortándolo al ras del suelo.  Entonces volvió a retollar y decidimos darle una nueva oportunidad, sólo que la palma y el árbol de sombra eran mucha competencia.  Nos tomó mucho tiempo decidirnos a cortar el precioso e inmenso árbol de sombra que estaba en el mismo medio del patio.  Una vez lo hicimos, el palito de limón creció, se puso bien frondoso y este año por fin ha dado frutos.