19 de febrero de 2012

Se ganaron un lugar en mi patio

Hace poco más de un año cuando me regalaron unas semillas de calabaza, no encontraba dónde sembrarlas porque Orejas se las podía comer y porque si se riegan por el patio a Robert le da trabajo pasar la podadora. Entonces sucedieron dos cosas. Primero, Orejas enfermó y falleció.  Segundo, la calabaza que mi vecina sembró llegó hasta mi patio.  

Como no quizimos cortarla para que mi vecina pudiera cosechar, la fuimos acomodando y dirigiendo para que se quedara cerca de la verja.  El bejuco buscó camino.  Trepó por la verja, por el palo de limón, por encima de una casita de tereques y siguió hasta el otro lado del patio.

Ha sido toda experiencia.  Ver sus flores hermosas, las abejas que las visitan, esperar a ver cuales de las calabacitas se desarrollan y aprender a preparar recetas sabrosas.  La naturaleza misma me mostró que, si dirijo un poco su crecimiento, sí puedo tenerlas en mi patio. 

Aqui les dejo con un slide show de varias fotos que he tomado durante estos meses.

video


El reto nuevo es sembrar melones, ya que mi amiga Marilyn dice que yo tengo mucho patio para sembrarlos y por eso me regaló una plantita.

3 comentarios:

  1. Que agradable es el resultado, lindo vídeo Enid.

    ResponderEliminar
  2. Hermosa Enid!
    Sabías que puedes comer las flores tb? La rellenas de algún queso como ricotta o de cabra, las cierras con hilo de cocina por la punta y las fríes un poco de cada lado. Puedes espolvorearlas con azúcar o si prefieres con alguna condimentica para acompañar algún plato salado.

    Abrazo!

    Carola

    ResponderEliminar